Gatos y niños

Un Gatito nuevo

 

gato con un niño

 

Gatos y niños

Un gato puede tener un efecto muy positivo en la educación de un niño. Los niños aprenden mediante la convivencia con un gato cómo pueden dar amor y cariños al gato y también pueden desarrollar un sentido de responsabilidad. Con el paso del tiempo el niño puede asumir cada vez más tareas en la alimentación y el cuidado del gatito pero Vd. debería vigilar lo que el niño está haciendo.

Especialmente con niños pequeños hace falta su atención permanente. Muchas veces los niños pequeños ya no saben que pueden causar daño al gatito cuando lo tiran de la cola, de la pierna o mediante ruido. Por eso debería vigilar su niño y observar cómo trata al gato y si hace falta, explicar y enseñar al niño, cómo puede tratar bien al gatito.

Enseñe a su niño cómo puede elevar el gatito. Lo mejor sería poner una mano detrás de las patas delanteras debajo del tórax y la otra mano apoya el gatito debajo de las patas traseras. Un gatito joven también se puede elevar en la cerviz pero con apoyar las patas traseras.

También hay que tener en cuenta que algunas personas sufren de una alergia a los pelos de gato de forma que eventualmente debería hacer una prueba de alergia para Vd. y sus niños.

 

contacto